El cine de autor, cómo identificarlo

En el mundo del séptimo arte existen muchos géneros que nada tienen que ver con la temática. Uno de ellos, surgido en la década de los años 60, es el cine de autor. Mucho se oye hablar de este género cinematográfico, que aunque no sea muy común, tiene gran relevancia en la industria del cine por apartarse de todos los tópicos y exigencias del cine comercial.

Las características del cine de autor

El cine de autor es un género cinematográfico en el que lo más importante es el director que firma la obra. Este tipo de películas están creadas totalmente por el director. Él es el guionista, el director y el que elige a los actores, incluso a veces es también producida por él mismo. En el cine de autor lo verdaderamente importante es el mensaje y la ideología de la película, ya que es un fiel reflejo de cómo el director percibe la realidad y el mundo, alejándose de los estereotipos y de las convenciones. A través de sus películas, el director expresa sus ideas sobre la vida, critica aquellas actitudes y comportamientos sociales que no aprueba y juzga lo que considera oportuno, sin ningún tipo de reserva ni disimulo. Los directores que hacen este tipo de cine suelen rechazar los grandes éxitos comerciales y todo el boato que los acompaña, lo cual no quiere decir que lo desprecien o que desdeñen el trabajo de los actores y directores, sino que su forma de ver el séptimo arte difiere mucho de cómo lo hace la mayoría de directores.

El cine de autor no se preocupa tanto de la recaudación en taquilla como de mostrar al mundo su ideología y de denunciar todo aquello que considere una injusticia o una inmoralidad, tratando de apelar a la conciencia del espectador, invitándole a la reflexión, a la crítica y a replantearse ciertas cuestiones o actitudes. Por otro lado, cabe señalar que estas películas, al no ser comerciales, no cuentan con una gran aceptación popular, pues reciben muchas críticas por considerarlas excéntricas e ininteligibles. Los directores que realizan cine de autor son conscientes de estas críticas pero para ellos el cine sólo es un medio de expresión, por tanto, al no buscar el éxito de taquilla, poco les importan las críticas negativas. Es importante destacar que el cine de autor no es sinónimo de cine independiente, ya que existe la tendencia generalizada a creer que ambos géneros son el mismo. Asimismo, el cine de autor cuenta con unos rasgos que suelen repetirse en todas las películas del mismo director, lo cual resulta muy útil para reconocerlo.

Historia y representantes del cine de autor

El concepto de cine de autor surge a través de la revista francesa Cahiers du cinema, que acuña este concepto en 1951. Los críticos que en ese momento se encargaban de la revista se clasificaron a sí mismos como parte integrante del cine de autor. Entre los directores más destacados que se engloban en este género cinematográfico se encuentran Nagisha Oshima, Ingmar Bergman, Carl Theodor Deyer, Andréi Tarkovski y David Lynch. Todos ellos son directores afamados y de gran éxito cuyas películas muestran su forma de ver la vida, adentrándose en la crítica y el juicio y apartándose de la presión y límites de las grandes productoras de cine.

Imagen de synto – Fotolia.com
Similar Posts:

Etiquetas:, ,